Movimientos sociales en Argentina realizan una multitudinaria protesta contra el Gobierno

Argentina

Argentina

Más de 300.000 personas convocadas por la Unidad Piquetera en Argentina, un frente que reúne a una treintena de organizaciones sociales, se manifestaron el jueves en la ciudad de Buenos Aires y en otro centenar de urbes para reclamar un aumento del salario mínimo y un bono para los sectores más vulnerables.

«Hemos tenido una jornada de lucha de toda la Unidad Piquetera por la que nos movilizamos en la capital y en todas las provincias», afirmó un dirigente de la Unidad Piquetera, Jeremías Cantero.

El Polo Obrero, una organización social de izquierda afiliada al Partido Obrero, movilizó unas 100.000 personas hasta la Plaza de Mayo, frente a la sede de Gobierno, en su intento de denunciar «el ajuste muy fuerte que recae sobre la espalda de los trabajadores» y que lleva adelante la actual gestión presidida por Alberto Fernández.

En la ciudad de Buenos Aires, los manifestantes llegaron hasta las puertas del Ministerio de Economía, que también asoma a la Plaza de Mayo, para solicitar una reunión con la nueva ministra de Economía, Silvina Batakis.

«Lamentablemente no hemos tenido respuesta ni reunión con la ministra, nos hemos quedado hasta ahora y vamos a volver a los barrios y a realizar asambleas para continuar con este urgente plan de lucha», señaló el dirigente de la Unidad Piquetera.

El salario mínimo, cuyo aumento reclama este frente de organizaciones sociales, es en la actualidad de 45.545 pesos (337 dólares al cambio oficial).

«Es menos de la mitad de lo que se necesita para alcanzar la canasta básica y sin embargo es legal que un trabajador pueda cobrar eso», cuestionó Cantero.

Los movimientos sociales también reclaman un bono de 20.000 pesos (148 dólares) para trabajadores precarizados, desempleados y jubilados.

«Hemos tenido más de una jornada de lucha todos los meses, pero no solo los desocupados enfrentamos el ajuste: en este momento, hay un paro general del sindicato del neumático por el salario», refirió Cantero, también dirigente del polo Obreo.

La provincia de San Juan (noroeste) y de La Rioja también son testigo de medidas de fuerza por parte de docentes, que reclaman aumentos salariales.

REPROCHES AL GOBIERNO

La Unidad Piquetera ha manifestado su decepción con la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015), quien días atrás criticó los planes sociales.

«Hay un aumento de la criminalización de la protesta social de todo el arco político-patronal, con Cristina a la cabeza, pues han atacado a las organizaciones piqueteras que más resisten y más enfrentan el ajuste», planteó el dirigente del Polo Obrero.

En este contexto, la Unidad Piquetera recriminó también la inacción de las principales centrales obreras del país: la Confederación General del Trabajo (CGT) y la Central de Trabajadores de Argentina (CTA).

«La CGT tiene que convocar un paro nacional y un plan de lucha, pero en vez de eso, han anunciado una protesta en agosto al Obelisco (emblemático monumento en el centro de la ciudad), para disimular la complicidad de la dirección con el ajuste, para que no se enojen Alberto y Cristina», sostuvo Cantero.

La CTA, «de igual manera, convocó un mes atrás una medida de lucha y apuntaban a los formadores de precios, pero se preocuparon de no hacer un paro al Gobierno, que es el primer formador de precios y el que permite la disparada inflacionaria y los salarios de hambre», añadió el activista.

La ministra de Economía anunció una disminución del gasto público y una rebaja del déficit fiscal, en consonancia con el acuerdo alcanzado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para refinanciar 44.000 millones de dólares.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA