americaeconomica.com

Maduro busca apoyos en la OPEP para forzar el encarecimiento del crudo

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela
Nicolás Maduro, presidente de Venezuela
martes 09 de agosto de 2016, 01:00h
Venezuela vuelve a mover ficha para conseguir el encarecimiento del barril de crudo. El escenario para el que prepara su próxima ofensiva en la materia es la reunión que los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) mantendrán el mes que viene en Argelia.
Venezuela vuelve a mover ficha para conseguir el encarecimiento del barril de crudo. El escenario para el que prepara su próxima ofensiva en la materia es la reunión que los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) mantendrán el mes que viene en Argelia. Ecuador ya se ha sumado a la causa venezolana.



La drástica depreciación del petróleo en los mercados globales ha puesto en apuros los presupuestos de muchos países con alta dependencia de las ventas internacionales de barriles. Sin embargo, la situación en Venezuela se ha vuelto especialmente dramática por su combinación con otros problemas estructurales de la economía doméstica del país caribeño y el más alto precio que debe asumir en costes de extracción y refino frente a la gran mayoría de países árabes, que con Arabia Saudí al frente han sido los principales detractores de maniobras para el encarecimiento de la preciada materia prima.



De momento, a los dos países latinoamericanos regidos respectivamente por Nicolás Maduro y Rafael Correo se le habrían sumado naciones productoras como Kuwait, según ha publicado The Wall Street Journal. El objetivo es conseguir que los países más reacios a congelar las cotas de producción establecidas en el seno de la OPEP den su brazo a torcer en la cumbre informal que en los próximos 26 al 28 de septiembre mantendrán en el país africano bajo la presidencia del ministro petrolero de Catar, Mohamed bin Saleh al-Sada.



El mismo que ocupa el máximo puesto de responsabilidad en el cártel petrolero ha asegurado este lunes en un comunicado que “el mercado está en vías de reequilibrarse”. Una sentencia que no parece muy favorable a los postulados de Maduro y sus compañeros de batalla, porque viene a anticipar que sin necesidad de medidas adicionales la aún frágil recuperación de la demanda sería suficiente para reflotar el precio del oro negro. En cualquier caso, el mercado ya anticipa que en esta ocasión serán más los países que se opongan al dictado saudí.



La próxima reunión de los países petroleros tendrá lugar en el marco del XV Foro Internacional de la Energía, con lo que la estrategia podría perfilarse en torno a las perspectivas de consumo que en el encuentro se arrojen sobre las distintas fuentes energéticas disponibles. El jueves pasado, el mismo Maduro reconoció contactos con economías integrantes del cártel así como con Rusia y otros para conseguir una estrategia conjunta que alivie la compleja situación financiera a la que se viene enfrentando Venezuela en los últimos tiempos.



Desde varias casas de análisis e inversión apuntan que la clave de la negociación estará en cómo manejar Irán y Libia. Ambos países tienen un amplio margen de bombeo hasta alcanzar umbrales similares a los de los países de su entorno, por lo que cualquier acuerdo de congelación de la producción podría no contar con su respaldo y, por consiguiente, dinamitar cualquier iniciativa conjunta. Mientras que el país de los ayatolás busca ahora explotar al máximo el comercio exterior del crudo tras largos años de embargo internacional, la nación magrebí recupera paulatinamente la actividad después de un largo proceso bélico interno.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de America Economica

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.