americaeconomica.com

Maduro crea el ‘enésimo’ organismo para dialogar con los empresarios venezolanos

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela
Nicolás Maduro, presidente de Venezuela
jueves 21 de enero de 2016, 01:00h
El Consejo Nacional de Economía Productiva no es una novedad. Desde que asumió la presidencia, Maduro ha ordenado reuniones con el mundo empresarial, pero han dado pocos resultados.
El Consejo Nacional de Economía Productiva no es una novedad. Desde que asumió la presidencia, Maduro ha ordenado reuniones con el mundo empresarial, pero han dado pocos resultados. “Quizás el tema no ha sido que no haya habido diálogo, el tema ha sido cómo convertir las propuestas del diálogo en acción que solucionen los problemas”, reconoció anoche. Incluso, en diciembre de 2014 ordenó crear una oficina “para la economía productiva” que funcionaría en Miraflores. Tras tres años esperando soluciones, los empresarios ven con escepticismo al nuevo Consejo Nacional para la Economía Productiva.



El Gobierno reedita la fórmula ante la crisis: llama al “diálogo” y se reúne con empresarios. Ahora se trata del Consejo Nacional de Economía Productiva, instalado formalmente anoche por el presidente de la República en el Teatro Teresa Carreño.





“El diálogo que estoy convocando el día de hoy es un diálogo para el compromiso, para la acción”, expresó Nicolás Maduro, al tiempo que admitió que “Venezuela ha entrado en una verdadera emergencia económica”.



En el ámbito empresarial conocen la fórmula. En la administración de Maduro, desde abril de 2013, se han sucedido jornadas de trabajo entre el Gobierno y los empresarios. Las primeras se realizaron ese mismo año y fueron coordinadas por Nelson Merentes, entonces Vicepresidente del Área Económica. Luego, en febrero de 2014, nació la “comisión de la verdad” en materia económica en el marco de la Conferencia de Paz que creó el Gobierno a propósito de la conflictividad y las protestas políticas que ocurrían en el país.



En esa oportunidad Lorenzo Mendoza, presidente de Empresas Polar, propuso una agenda de 12 puntos para superar los obstáculos y elevar la producción, pero el Gobierno desechó los planteamientos. Incluso, la idea de una instancia para la “economía productiva” tampoco es nueva.



En diciembre de 2014, Maduro nombró “jefa nacional para la economía productiva” a la entonces ministra de Comercio, Isabel Delgado. “Yo he decidido crear aquí mismo en la Presidencia de la República una jefatura nacional para la economía productiva rumbo a la exportación y allí van a estar las principales autoridades que tienen que ver con esto, centralizados aquí en la Presidencia de la República, y he designado a la compañera ministra de Comercio, Isabel Delgado, experta en la materia, como jefa nacional de esta oficina presidencial que he creado”.



A comienzos de 2015 continuaron las reuniones. En enero de ese año Maduro también nombró en enero a Miguel Pérez Abad como “comisionado presidencial” para recoger ideas de distintos actores económicos y plantear soluciones a una crisis que se agudizaba, pero esa iniciativa tampoco prosperó.



El propio jefe de Estado reconoció el fallo de todas esas iniciativas. “Revisen ustedes en los últimos tres años cuántas oportunidades de diálogo nacional, regional y local ha habido, quizás el tema no ha sido que no haya habido diálogo, el tema ha sido cómo convertir las propuestas del diálogo en acción que solucionen los problemas y poner las cosas donde tienen que estar”, admitió Maduro a propósito de los encuentros realizados en 2013, 2014 y 2015.



En el empresariado hay dudas sobre los resultados que puedan surgir del Consejo Nacional de la Economía Productiva, toda vez que la crisis económica se profundizado y que el ingreso petrolero continúa cayendo. “Esperamos que en esta oportunidad de anuncios presidenciales a través de este consejo sea la nota distintiva de lo que ha habido en el pasado y no ha llegado a nada, que el diálogo tenga el resultado (…) El país ya no está para más ensayos, con carácter de urgencia hay que abordar esta crisis que jamás habíamos visto los venezolanos”, declaró esta mañana al Circuito Éxitos, Francisco Martínez, presidente de Fedecámaras.



“La escogencia de la directiva no tiene una lógica”, apuntó uno de los empresarios que asistió a noche al evento en el Teatro Teresa Carreño, a propósito de la extensa directiva que tendrá el recién creado Consejo. A modo de ejemplo, apuntó que no hay representación de la industria automotriz, un sector que muestra el peor rendimiento de su historia, pero capaz de generar miles de empleos. Tampoco hay representación de la Cámara Venezolana de la Industria de Alimentos (Cavidea) que ha presentado al Gobierno varios planes con medidas para aumentar la producción de alimentos en el mediano plazo.



“Los ministerios de cada área escogieron a los representantes de la directiva”, explicó otro de los empresarios consultados y añadió que la “toma de decisiones” saldrá de las “mesas de trabajo” que se conformará en cada sector o “motor económico”, como los definió el Ejecutivo nacional.



Al detallar la directiva del Consejo, y especialmente los representantes de cada “motor” económico, se aprecia una heterogeneidad y actores con poca representatividad en el mundo empresarial. Sólo los presidentes de Fedeagro, Fesoca, Avipla y Asoquim están al frente de organizaciones empresariales que agrupan a productores agrícolas, industrias del plástico e industria química, respectivamente. Otros empresarios como Alberto Vollmer, de Ron Santa Teresa, o Passam Yusef, presidente de Síragon, son invitados habituales a las convocatorias que realiza el Gobierno para abordar el tema económico y empresarial.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de America Economica

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.