americaeconomica.com

La producción industrial de Venezuela cae a mínimos de 2005

Bandera de Venezuela
Bandera de Venezuela
miércoles 20 de enero de 2016, 01:00h
El resultado del sector manufacturero en el tercer trimestre de 2015 es el peor desde 2005. Una de las áreas clave para diversificar las exportaciones acumula nueve trimestres consecutivos de caída, acelerando así el proceso de desindustrialización.
El resultado del sector manufacturero en el tercer trimestre de 2015 es el peor desde 2005. Una de las áreas clave para diversificar las exportaciones acumula nueve trimestres consecutivos de caída, acelerando así el proceso de desindustrialización. A septiembre del año pasado la manufactura apenas representaba 13,3% del PIB, casi cinco puntos menos que en 1998, año previo a la llegada de Hugo Chávez al poder. En ese contexto y agobiado por el desplome del ingreso petrolero, Maduro pidió anoche a los empresarios “romper con el viejo modelo rentista petrolero”.



El Gobierno le repite a los empresarios: no hay dólares. Ante la sostenida caída del ingreso petrolero que restringirá aún más las divisas para el aparato productivo, el Ejecutivo nacional retoma el discurso de los tiempos de las “vacas flacas”: diversificar, estimular la economía productiva y superar el rentismo son conceptos que repite con insistencia el nuevo Gabinete Económico.



Anoche el presidente de la República reconoció que la crisis económica “amenaza la estabilidad social” e insistió en esas ideas. “Es la hora de romper con el viejo modelo rentista petrolero y generar una nueva dinámica ética, política, económica sobre la base del esfuerzo”, dijo Nicolás Maduro durante la instalación del Consejo Nacional de Economía Productiva. El mandatario aseguró que se trata de un “modelo importador” instaurado en la sociedad desde hace 100 años.



Paradójicamente, las cifras del Banco Central de Venezuela (BCV) muestran que durante el chavismo no sólo se acentuó la dependencia del petróleo y se dispararon las importaciones, sino que también se aceleró la desindustrialización.



En el tercer trimestre de 2015 el sector manufacturero, clave para diversificar las exportaciones y crear empleo formal, registró una caída de 11,1% con respecto al tercer trimestre de 2014. Con esa contracción la manufactura completó nueve trimestres consecutivos desplomándose.



Al detallar el comportamiento del Producto Interno Bruto (PIB) manufacturero a “precios constantes”, esto es, en términos reales, se aprecia que el sector retrocedió a los niveles de hace una década y la producción industrial del tercer trimestre del año pasado es 7% más baja que la de 2005.



Desde la Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria) han advertido desde hace años que la política de controles, denominada como el “cerco” por los industriales, aunada al rezago en la asignación y liquidación de divisas, especialmente a partir de 2013, ha colocado al aparato productivo en una especie de colapso.



Otro dato del BCV que confirma el proceso de desindustrialización vivido en los últimos años es que entre enero y septiembre del año pasado la manufactura apenas representó 13,3% del PIB, mientras que en 1998, año previo a la llegada de Hugo Chávez al poder, la manufactura aportaba casi 17,7% del PIB.



“A Venezuela le ha llegado una hora difícil, pero a la vez es una gran oportunidad”, expresó Maduro a propósito de las tareas que tendrá el Consejo Nacional de la Economía Productiva. Por su parte, Luis Salas, ministro de Economía y Vicepresidente del Área Económica, manifestó anoche que “no es hora de pesimismos”.



No obstante, las cifras del BCV revelan una crisis, difícil de disimular, en la que confluye un bajo nivel de reservas internacionales, un déficit en el flujo de caja en dólares y un aparato industrial deprimido, en buena medida, por la imposibilidad de honrar sus deudas con los proveedores en el exterior e importar materia prima.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de America Economica

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.