americaeconomica.com

El Gobierno venezolano estrecha sus lazos con Wall Street

Sede de PDVSA
Sede de PDVSA
martes 28 de abril de 2015, 01:00h
Mientras levanta la voz contra los EEUU, las operaciones financieras de la República, Citgo y PDVSA, tienen sello gringo. Citibank, Goldman Sachs, Deustche Bank New York, todos hacen negocios con Venezuela. Hasta el Bank Of America se muestra más que cercano al Ministerio de Finanzas.
Mientras levanta la voz contra los EEUU, las operaciones financieras de la República, Citgo y PDVSA, tienen sello gringo. Citibank, Goldman Sachs, Deustche Bank New York, todos hacen negocios con Venezuela. Hasta el Bank Of America se muestra más que cercano al Ministerio de Finanzas.



Esta semana se llevó a cabo (tal como comenté en la columna de la semana pasada), la operación de swap de oro. En total silencio, sin una comunicación oficial, el mercado lo supo el jueves y fue reseñado por las principales cadenas de noticias financieras. Este canje o swap fue realizado por el Citibank. Se dice que fue por 1.300 millones de dólares y no se saben las condiciones de la operación, pero lo que sí se sabe es que impulsó un alza considerable en los papeles de deuda de Venezuela.



Pero lo interesante aquí es el banco encargado, Citibank. Y esto es porque cada vez más se demuestra que el gobierno de Maduro está más cerca de la banca de Wall Street de lo que se cree, aplicando un doble discurso. Y es que la cercanía con el supuesto enemigo, Estados Unidos, en materia financiera es un hecho.



La relación del chavismo con Wall Street ha sido una montaña rusa. En los inicios del gobierno de Chávez y hasta el 2008 se vivía una luna de miel. Recordamos cómo JP Morgan Chase fue el principal asesor y emisor de deuda del dúo Tobías Nobrega-Alejandro Dopazo. En aquellos tiempos, cuando el ministro de Finanzas se hospedaba en el Waldford Astoria de Nueva Yorky de la mano de JP Morgan, se llevó a cabo un refinanciamiento a la Republica con sendas emisiones.



En este romance hacía pareja el Credit Suisse Nueva York, inventor del bono bolívar-dólar. Este banco hizo lobby para que inclusive Hugo Chávez lanzara una bola en el Yankee Stadium. El tercero en esta relación era el Deutsche Bank Oficina Nueva York, el cual básicamente manejaba todo lo referente a PDVSA: la recompra de la deuda de CITGO y PDVSA, nuevas emisiones, etc.



Luego del 2008 vinieron momentos oscuros de la relación con Wall Street. Los bancos se alejaban del discurso radical y las acciones de expropiaciones a las petroleras de Chávez ocasionaron esa especie de ruptura. Y es cuando Venezuela y PDVSA comienzan a trabajar con bancos rusos y chinos en emisiones de deuda. Inclusive PDVSA llegó a emitir deuda sin el respaldo de ningún banco de inversión.



Con la llegada de Maduro al poder, parece que se ha retomado esa relación con Wall Street. Vemos cómo Bank of America-Merril Lynch se muestra activo de la mano de Francisco Rodriguez, y muy cerca de Ministerio de Finanzas. Deutsche Bank, oficina Nueva York, regresa a PDVSA y es el emisor y asesor de las emisiones recientes de CITGO. Goldman Sachs fue el artífice de la recompra de deuda a República Dominicana y ahora la operación del swap de oro la realiza el emblemático Citibank.



Parece que el Gobierno de Maduro entiende que el nivel de credibilidad del país es tan bajo que las pocas operaciones financieras deben tener el sello de Wall Street.



Mientras el discurso anti-yanqui y el verbo encendido contra los Estados Unidos es el día-día de Maduro para ganar votos, a Wall Street en cambio se le premia con sendos negocios. Es un territorio complicado el del doble discurso. Chávez lo supo hacer. Maduro sigue sus pasos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de America Economica

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.