americaeconomica.com

Venezuela, la gran perjudicada por el deshielo entre Cuba y EEUU

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela
Nicolás Maduro, presidente de Venezuela
jueves 18 de diciembre de 2014, 01:00h
Los Castro se preparan para el retiro y decidieron no esperar más por Maduro. Sin Fidel, sin Chávez y sin precios altos del petróleo la “revolución” no tiene futuro. Y si el “alto mando político de la revolución” en Caracas sabía todo esto: ¿Cómo se explica su conducta de los últimos meses? ¿Cómo queda la marcha antiimperialista del lunes?
Los Castro se preparan para el retiro y decidieron no esperar más por Maduro. Sin Fidel, sin Chávez y sin precios altos del petróleo la “revolución” no tiene futuro. Y si el “alto mando político de la revolución” en Caracas sabía todo esto: ¿Cómo se explica su conducta de los últimos meses? ¿Cómo queda la marcha antiimperialista del lunes?



¿Por qué Barack Hussein Obama ha manifestado su disposición a firmar sanciones contra los funcionarios del gobierno de Venezuela señalados por violaciones a los derechos humanos y en cambio está dispuesto a levantárselas al régimen de los Castro en Cuba?



Otra pregunta sencilla: ¿Los “hermanos” cubanos mantuvieron al tanto de los detalles de sus negociaciones con la Casa Blanca a sus aliados venezolanos, que implican nada más y nada menos que el fin del embargo?



Washington y La Habana tenían meses negociando algún tipo de acuerdo, esto ya se sabía. No es algo que se le ocurrió al presidente norteamericano mientras desayunaba su cereal la semana pasada.



Henry Kissinger pasó meses de negociaciones secretas antes del acercamiento de Nixon con los chinos en 1972.



Y si el “alto mando político de la revolución” en Caracas sabía todo esto: ¿Cómo se explica su conducta de los últimos meses? ¿Cómo queda la marcha antiimperialista del lunes?



O no sabían. O sabían muy poco.



Otro detalle, esto ocurre justo cuando los precios mundiales del petróleo se vienen abajo, con lo que el gobierno cubano pierde una de sus fuentes de ingresos más importantes. Recordemos que Cuba revende en el mercado mundial la mayor parte de los barriles le suministra PDVSA. Y ya desde hace meses Venezuela había reducido significativamente los envíos de crudo a la isla. En la administración Obama sabían esto. ¿Por qué lanzarles a los Castro este salvavidas económico?



El fin del embargo será un bálsamo para la economía cubana, y eso es precisamente lo que critican opositores a Obama como Marco Rubio. Por cierto, ese será un tema de las elecciones presidenciales del 2016.



No descartemos Rubio estaba mejor informado que Maduro, que este anuncio no le sorprendió, pero hoy se dirige a sus electores de la Florida y de paso aprovecha una cuestión que le dará cobertura de costa a costa, situación que le viene muy bien a un aspirante a suceder al actual inquilino de la Casa Blanca. Vista así las cosas: ¿Firmará o no Obama las sanciones que gente como Rubio ha impulsado en el Congreso norteamericano? ¿Hay algún tipo de acuerdo entre los dos?



Como lo han hecho otros presidentes al final de sus mandatos, Obama está tomando decisiones pensando en su legado.



Pero el otro lado de la moneda es que luego de 50 años la Cuba comunista se está abriendo al capitalismo americano. Ahora los Estados Unidos tendrán unos mecanismos de presión sobre el régimen de ese país que no habían tenido desde 1959, cuando Fidel Castro rompió todos los lazos económicos con su gigantesco vecino e invirtió las alianzas acercándose a la Unión Soviética.



Los Castro se preparan para el retiro y decidieron no esperar más por Maduro. Sin Fidel, sin Chávez y sin precios altos del petróleo la “revolución” no tiene futuro.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de America Economica

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.