americaeconomica.com

Cristina Fernández busca apoyos en el consejo del Banco Central para destituir a Redrado

jueves 07 de enero de 2010, 01:00h
El presidente del Banco Central, Martín Redrado, mantiene su desafio contra la mandataria argentina Cristina Fernández, en medio de un clima de tensión política que puede involucrar a los tres poderes del Estado. Fernández busca apoyos en el Consejo de la autoridad monetaria para destituirle, mientras que Redrado parece contar con el respaldo de la oposición.
El presidente del Banco Central, Martín Redrado, mantiene su desafio contra la mandataria argentina Cristina Fernández, en medio de un clima de tensión política que puede involucrar a los tres poderes del Estado. Fernández busca apoyos en el Consejo de la autoridad monetaria para destituirle, mientras que Redrado parece contar con el respaldo de la oposición.



Segun el diario argentino la Gaceta de Tucumán, la negativa del titular del Banco Central (BCRA), Martín Redrado, a renunciar a su cargo ha abierto una brecha dentro del Consejo del Banco Central. Aparentemente, el vicepresidente de la institución, Miguel Angel Pesce, se ha alineado con el Gobierno y ha convocado una reunión en la sede de este organismo para forzar a los consejeros a definirse.



Redrado había intentado evitar este cónclave y, de hecho, había suspendido la habitual reunión quincenal del consejo prevista para hoy. Sin su ratificación, el encuentro forzado por Pesce se mantiene en la categoría de lo puramente informal. A pesar de la crisis institucional los mercados financieros argentinos se han mantenido estables.



La presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, pidió la renuncia del gobernador del Banco Central, Martín Redrado, por no cederle las divisas internacionales para pagar la deuda pública. Redrado se niega a dimitir pero se muestra dispuesto a hacer aportaciones para realizar el uso de millonarias reservas en divisas para pagar deudas



Cristina Fernández y su ministro de Economía, Amado Boudou, habían anunciado el pasado 14 de diciembre que usarían reservas por 6.500 millones de dólares para beneficiar casi la mitad de los vencimientos de deuda que afrontará Argentina



Se pretendía despejar así cualquier duda sobre una poco probable suspensión de pagos, como la de 2001. Fernández quiere evitar un incumplimiento con los acreedores pero sin tener que reducir el gasto público.



Sin embargo Martín Redrado, presidente del Banco Central desde 2004, se ha negado a aceptar su dimisión y se ha enfrentado al gobierno de Cristina, argumentando que no ha incumplido ninguno de sus deberes como funcionario.



Las primeras críticas contra el pago de deuda con reservas surgieron de la oposición, que domina la Cámara de Diputados y empata con el kirchnerismo en el Senado."El decreto es inconstitucional porque afecta la independencia de poderes", declaró el diputado de la Coalición Cívica y ex presidente del Banco Central, Alfonso Prat-Gay. "La facultad de regular el dinero es del Congreso, que lo delega en un ente con autonomía. En este caso el Ejecutivo, a través de un decreto de necesidad y urgencia, se apropia de facultades constitucionales del Poder Legislativo" ha añadido



La oposición se ha unido para reclamarle al Gobierno que sometiera el decreto al escrutinio del Congreso y advirtió que denunciaría a Redrado si aceptaba ceder parte de los activos del Banco Central.



El conflicto ha estallado en momentos en que Argentina, con reservas monetarias por más de 48.000 millones de dólares, se prepara para hacer una oferta de refinanciación de bonos por unos 20.000 millones de dólares en manos de acreedores que rechazaron la de 2005.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de America Economica

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.