americaeconomica.com

Lugo en la palestra

viernes 18 de diciembre de 2009, 01:00h
Parece que la visita sorpresa del jefe del Comando Sur de EEUU, el general Douglas Fraser a Paraguay ha logrado apaciguar los ánimos ‘golpistas’ de la oligarquía paraguaya. Según han asegurado fuentes de Asunción a Americaeconomica.com la iglesia católica de momento no se ha pronunciado al respecto y la oposición del país y los aliados políticos que promueven un juicio político aún no cuenta con el apoyo suficiente para destituir al presidente Fernando Lugo.
Parece que la visita sorpresa del jefe del Comando Sur de EEUU, el general Douglas Fraser a Paraguay ha logrado apaciguar los ánimos ‘golpistas’ de la oligarquía paraguaya. Según han asegurado fuentes de Asunción a Americaeconomica.com la iglesia católica de momento no se ha pronunciado al respecto y la oposición del país y los aliados políticos que promueven un juicio político aún no cuenta con el apoyo suficiente para destituir al presidente Fernando Lugo.



Según han asegurado estas fuentes a este diario en Paraguay por el momento reina la calma entre la población, porque la posibilidad de que ocurra lo mismo que en Honduras aún no se ve cercana.



Fraser visitará varias unidades militares en el marco de la cooperación entre las Fuerzas Armadas de ambos países. El mando militar, cuya presencia en Paraguay no fue anunciada previamente, se ha reunido con el ministro paraguayo de Defensa, Luis Bareiro, y el comandante de las Fuerzas Militares, el general Óscar Velázquez.



La visita de Fraser coincide además con la presencia en Paraguay del secretario de Estado adjunto para América Latina de EEUU, Arturo Valenzuela, quien este viernes se reunirá con Lugo, en el marco de una gira que antes le llevó a Argentina, Brasil y Uruguay.



En esta trama para desbancar a Lugo del poder también se encuentran implicados algunos de los aliados del presidente, que ya especulan con su destitución. Si se produce la expulsión del mandatario, el actual vicepresidente Federico Franco, ocuparía el poder, según han asegurado a Americaeconomica.com fuentes oficiales del partido Colorado, que también apoyan esta propuesta.



Si los pronósticos de la oposición paraguaya se cumplen Federico Franco pasará a ocupar el papel de Roberto Micheletti en Honduras. Según han confirmado las fuentes consultadas por este diario esta trama no se puede calificar como un golpe de Estado porque este juicio político esta contemplado en la Constitución del país.



Desde el Partido Colorado han indicado que a pesar de que no se realizarían elecciones en el caso de que Lugo sea destituido, si se efectuaría una consulta para designar al nuevo vicepresidente.



El mandatario paraguayo ya sospechaba que Federico Franco había pactado con el principal partido opositor para abrirle un juicio político, pero parece que no quería creerlo hasta estas últimas noticias.



Franco es, en Paraguay, el líder de una de las facciones del Partido Liberal Radical Auténtico, que encarna los valores más conservadores de este partido. Su alianza con Fernando Lugo fue circunstancial y coyuntural: respondió en su momento (2008) sólo al común rechazo a 60 años de poder del Partido Colorado.



El pasado mes de noviembre algunos observadores políticos indicaban a este diario que lo ocurrido en Honduras podía producir una especie de epidemia de golpes de Estado en Latinoamérica. Y por lo que parece no se equivocan. Lugo, se vio obligado a sustituir sin previo aviso a los comandantes del Ejército, de la aviación y de la Armada por miedo a un levantamiento.



Además, como en el caso de Manuel Zelaya en Honduras, la oposición ha señalado las conexiones de Lugo con el mandatario venezolano Hugo Chávez.



Con esta ya era la cuarta vez que el mandatario paraguayo modifica la cúpula militar del país desde que llegara a la presidencia, en el año 2008.



La sustitución de los comandantes del Ejército paraguayo se producía después de que la inteligencia de Paraguay confirmara la sospecha, el pasado fin de semana, de que policías y militares estaban fraguando un golpe de Estado.



A pesar de estas filtraciones, Fernando Lugo negó que todos los altos cargos del Ejército paraguayo estén involucrados en este levantamiento, aunque sí admitió que existen "pequeños bolsones" que "pueden tener cierta debilidad y que podrían ser utilizados por la clase política" De esta forma hace referencia a la derecha del país, que domina el Congreso y el Senado.



Pero la última sacudida al Gobierno Paraguay ha sido el secuestro del ganadero paraguayo Fidel Zavala, quien permanece en cautiverio desde hace más de dos meses. Los autores de este delito dicen formar parte de un grupo paramilitar denominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).



El EPP tiene en su historia 4 secuestros extorsivos (Edith Debernardi, Cecilia Cubas, hija del ex presidente de la república Raúl Cubas, Luis Lindstron y ahora Fidel Zavala Serrati); 3 asesinatos comprobados (Cecilia Cubas y los policías Andrés Brítez y Óscar Noceda); más de 6 casos de asaltos y quemas de comisarías, destacamentos y estancias y hasta la colocación de una bomba en el baño del Palacio de Justicia.



Pero lo que realmente agrava la situación es la vinculación que se plantea entre Fernando Lugo y los principales cabecillas del EPP.



Al menos tres de ellos, Manuel Cristaldo Mieres, Alcides Oviedo y Gilberto Setrini son ex seminaristas que comulgan con la teología de la liberación, profesada públicamente por el actual presidente del Paraguay. Lugo fue incluso maestro de ellos tres. En repetidas ocasiones quienes hoy son miembros del EPP participaron de eventos tanto eclesiales como sociales junto al entonces obispo del departamento de San Pedro, y actual presidente del país.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de America Economica

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.