americaeconomica.com

El voto hispano preocupa a los republicanos

martes 20 de marzo de 2012, 01:00h
El voto hispano preocupa a los republicanos
Mitt Romney y Rick Santorum continúan en su encarnizada batalla, lo que queda del devastado aparato de este partido tiene otras preocupaciones en mente. Como aumentar su atractivo entre el voto hispano.
Mientras Mitt Romney y Rick Santorum continúan en su encarnizada batalla por conseguir la nominación republicana para las próximas presidenciales, lo que queda del devastado aparato de este partido tiene otras preocupaciones en mente. Por ejemplo, como aumentar su atractivo entre unos votantes hispanos que van a volver a ser decisivos.



La última victoria de George Bush hijo, de momento el último político republicano que ha pasado por la Casa Blanca, tuvo entre sus bazas fundamentales, su capacidad para granjearse el apoyo del 44% de los votantes hispanos. Más aún, en su primer y ajustado triunfo contra Al Gore, también fue decisiva la participación hispana. En este caso, la de las extrañas ‘papeletas mariposas’ que los radicales de Miami introdujeron en un puñado de urnas.



Pero cuando Obama aplastó a Mc Cain hace cuatro años sólo el 33% de los hispanos votó por él. Y, ahora, por culpa de la creciente influencia en los candidatos de las ideas cercanas al racismo del ‘Tea Party’, la cifra incluso podría bajar.



Lo malo es que si este recorte anunciado se produce la catástrofe podría ser más grave que nunca. Sobre todo porque el aumento de la población hispana en algunos feudos tradicionales de los republicanos puede decantar la balanza a favor de Obama. Ya pasó en 2008. Y nada menos que en Florida.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de America Economica

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.