americaeconomica.com

Slim dice...

viernes 11 de diciembre de 2009, 01:00h
Que lo que dice Carlos Slim tiene mucho peso en México nadie tiene duda. Y es que si el tercer hombre más rico del mundo opina que el nombramiento de Ernesto Cordero como nuevo ministro de Hacienda es adecuado, se acallan muchas voces. Opiniones contrarias como las del Partido Revolucionario Institucional o las del Partido de la Revolución Democrática, ambos en la oposición a Felipe Calderón. El juego ha pasado de ser Simón Dice a Slim Dice.
Que lo que dice Carlos Slim tiene mucho peso en México nadie tiene duda. Y es que si el tercer hombre más rico del mundo opina que el nombramiento de Ernesto Cordero como nuevo ministro de Hacienda es adecuado, se acallan muchas voces. Opiniones contrarias como las del Partido Revolucionario Institucional o las del Partido de la Revolución Democrática, ambos en la oposición a Felipe Calderón. El juego ha pasado de ser Simón Dice a Slim Dice.



Según el magnate mexicano, la llegada de Cordero al máximo puesto del ministerio de Hacienda de México impulsará una política de crecimiento y creación de empleos. Puede que llevado por esta opinión, Carlos Slim ha cambiado su perspectiva respecto a la economía del país azteca.



Hace unas semanas, el dueño de Telmex, América Móvil y varias decenas de empresas más, dibujó un escenario complicado para México. Preveía un desplome del Producto Interior Bruto y niveles de desempleo nunca antes vistos. Un escenario nada tentador para las empresas. Sin embargo, ahora, con los cambios propuestos por Calderón, opina que es un buen momento para invertir en el país debido a sus bajas tasas de interés, un tipo de cambio favorable, y políticas gubernamentales que promuevan la estabilidad fiscal. Ha destacado las posibilidades que ofrece el sector de la minería por los altos precios de los metales, lo deriva según a indicado en un buen momento para abrir minas.



Slim ha explicado que la baja tasa de interés que aplica el Banco Central ha llevado a un aumento de la oferta de crédito barato. Además, ha añadido que el valor del peso, que está bajo, ayudará a aumentar las exportaciones.



La moneda mexicana ha disminuido el 16% respecto al dólar en los dos últimos años, lo que es importante para las exportaciones ya que el 80% de éstas tienen como destino EEUU.



También se ha mostrado conforme con la designación de Agustín Cartens al frente del Banco Central del país azteca; decisión que, para Slim, es un síntoma de que la política económica y monetaria toman el mismo rumbo.



Respecto al nuevo contexto que el multimillonario ve, mantener las finanzas públicas sanas y fomentar equilibrios macroeconómicos es una condición importante, pero sólo son instrumentos para promover el crecimiento en el que podrían participar las decisiones de Ernesto Cordero como nuevo ministro de Hacienda.



Para Slim, el gestor de la cartera deberá trabajar en dos ejes fundamentales, el primero es atenuar los efectos de la pobreza, impulsar la salud y la educación pública; y el segundo promover la inversión pública y privada para generar empleo.



El argumento del que hablan los simpatizantes con la elección de Cordero al frente de este ministerio, es que después de que haya sido titular de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), conoce perfectamente la realidad del país. Una realidad con más de la mitad de los 107 millones de habitantes en situación de pobreza. Slim ha apoyado esta tesis e incluso ha sugerido que todos los secretarios de Hacienda del futuro deberían pasar por esta secretaría.



Además, el nuevo titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Ernesto Cordero Arroyo, es licenciado en Actuaría por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y realizó estudios de maestría y doctorado en Economía en la Universidad de Pennsylvania.



Se desempeñó como coordinador de asesores y coordinador de propuesta en política pública de Felipe Calderón cuando fue candidato del Partido Acción Nacional (PAN) a la Presidencia de la República.



Entre los cargos que ha ocupado en la administración pública antes de encabezar la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) en la actual administración federal, Cordero Arroyo trabajó en la Comisión Reguladora de Energía de 1993 a 1994.



En el Congreso de la Unión se desempeñó como director General de la Fundación Miguel Estrada Iturbide del Grupo Parlamentario del PAN en la Cámara de Diputados de 2000 a 2003.

En 2003 fue director de Administración Integral de Riesgos, en el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos y a mediados de ese año se desempeñó como subsecretario de Planeación Energética y Desarrollo Tecnológico en la Secretaría de Energía.



En diciembre de 2006 fue designado subsecretario de Egresos en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y en enero de 2008 fue nombrado titular de la Sedesol, cargo que hoy deja para encabezar la SHCP.



El apoyo de Carlos Slim a Cordero contrarresta con lo que afirman fuentes de la oposición mexicana.



Desde el PRI han opinado que se trata de un riesgo el elegir a Ernesto Cordero para esta responsabilidad. Respecto a esto, el senador Francisco Arrollo ha argumentado que el presidente tomó un riesgo muy alto para componer algo que no estaba descompuesto. No valoró las opiniones de quienes lanzamos una advertencia y tampoco de los especialistas del sector económico. El país no está para tomar riesgos tan delicados, añadió Arrollo.



Su compañero de partido, el diputado Sebastián Lerdo de Tejada cuestionó el perfil de Ernesto Cordero para la Secretaría de Hacienda y criticó su balance en Desarrollo Social. Pareciera que el saldo en materia de desarrollo social no es el adecuado argumentó.



Por su parte, el senador del PRD Pablo Gómez ha declarado respecto a que Agustín Cartens asuma la presidencia del Banco Central de México, que el nombramiento de Carstens pone en riesgo la autonomía del Banco de México, porque ni siquiera se trata de un ex empleado, sino de uno que es empleado del Gobierno actual.



Conforme a estas declaraciones, el coordinador del grupo parlamentario del PRD, Alejandro Encina declaraba la semana pasada a Americaeconomica.com que las decisiones del presidente Felipe Calderón han estado movidas por lazos de amistad; por lo que cuestionan la validez de éstas.



Tanto en el caso de la presidencia de Agustín Cartens en el Banco Central como en la designación de Ernesto Cordero como nuevo ministro de Hacienda de México, los senadores tienen hasta final de año para ratificar la decisión.













¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios